LA POESIA DE DANIEL CARRASCO DE LA TORRE

por Jesús María Ruíi-Ayucar / Presidente de la academia de Historia y Arte de Torrijos.

Pertenece Daniel a la Tertulia de HOJAS DE POESÍA, donde participa de manera activa leyendo sus versos de forma ingeniosa. Pero ahora nos sorprende con la publicación de un trabajo poético que nos muestra la inspiración, la agudeza, la alegría y la tristeza en una serie de poemas, la mayoría breves, y que aunque prescinde del rigor de la rima o de la acentuación exacta hace que la espontaneidad surja de manera natural. Si hubiese tenido que detenerse en medir o en rimar la poesía de Daniel habrá perdido la gracia que surge impetuosa, como el torrente desciende por la montaña.

El libro consta de diferentes estilos y temas, cada uno de los cuales los va intercalando en grupos con títulos generalistas, consiguiendo expresiones de una manera de construir el poema que le da una gracia especial.

Los múltiples géneros que introduce son manera de pensar de Daniel, siempre dando ese modo original de hacer para que nunca nos sintamos aburridos y podamos leer los poemas de una forma natural, directa, entretenida y llena a veces de un sabor campechano por  la manera espontánea con que están escritos.

A veces es la ingenuidad de un poemita referido a las aves; otras los temas religiosos, llenos de intensa creencia, o por el contrario de una cierta duda, lo que le hace ser de una sinceridad que pocas personas se atreverían a manifestar.

El humor es una parte importante del trabajo, con poemas tan ilustrativos y burlones como el titulado “Don mendoso”, que destila gracia y simpatía.

La variedad de asuntos que trata llegan a ser tan numerosos que incluyen los consejos que a una persona con experiencia; en ocasiones son manifestaciones filosóficas por la enjundia que muestras y la profundidad de pensamientos que exterioriza.

Su pasión por la ciencia le hace exponer aspectos relacionados por el origen de la vida, del mundo, las estrellas o cualquier otro aspecto que se refiera a la existencia del universo. Lo inconmensurable del cosmos es algo que le apasiona y le lleva a realizar razonamientos sobre el origen del mismo, tanto es su pasión por ello.

Los temas exclusivamente filosóficos abundan en diferentes aspectos. Pensamientos hondos que buscan explicación cuando apenas se encuentran en la existencia diaria. Estos pensamientos a veces están manifestados con un humor que sorprende al lector, pues mezcla seriedad con agudeza e ingenio inteligente.

En ocasiones su experiencia le lleva a ser un consejero amigo, ya que la serie de reflexiones que realiza a cerca del comportamiento en la vida, así como de numerosas advertencias y recomendaciones hace que el lector reflexione intensamente a cerca de las diferentes materias que nos presenta.

No faltan poemas referidos al patriotismo, a la condena absoluta de quien ha realizado actos de terrorismo, a los que han sido encarcelados por las muertes violentas llevadas a cabo, a ensalzar el símbolo de bandera o defender la personalidad del Rey.

En ocasiones expone una crítica social sobre diferentes comportamientos; egoísmo, indiferencia, maldad, ambicion, envidia, ingratitud…

Pero la manera en que recuerda a la esposa desaparecida le lleva a mostrar un enorme dolor y a mostrar su constante presencia en el recuerdo triste pero sereno de los tiempos en que besos y abrazos llenaban parte de sus vidas. El dolor que manifiesta se compensa con los recuerdos alegres vividos en una pasión desbordante.

Al final del trabajo nos lleva a una serie de relatos en prosa que viene a completar la versatilidad de Daniel, pues si en verso se manifiesta competente, en prosa no le va a la zaga, pues interpreta el lenguaje con elegancia y sobriedad.

Un libro, en fin, lleno de poemas surgidos espontáneamente, sin preocuparse por la percepción de la composición para dar más naturalidad y llaneza a lo que desea transmitir. Daniel no busca la excelencia, ni trata de rebuscar el termino más adecuado. El poema surge de una forma espontánea, sincera, a veces incluso ingenua, para que no le lleve a ser demasiado forzado o artificial.

Espero que no sea este el último trabajo que realice y que siendo como es un poeta surgido en la madurez no decaiga su interés por la escritura y que la muestra de amor y pasión que destila mucha de su escritura nos haga a los mayores sentir la vida como algo importante que merece celebrar día tras día.

 Torrijos, mayo de 2104, festividad del Cristo de la Sangre.

Jesus Maria Ruiz-Ayucar

Presidente de la academia de Historia y Arte de Torrijos.